¿Feliz vuelta al cole?

El acoso escolarbullying«) es una realidad para muchos de nuestros niños. Es responsabilidad de todos prevenir, detectar e intervenir en estas situaciones.

Si te parece que tu hij@ tiene miedo a ir al colegio/instituto, si busca excusas para quedarse en casa, no quiere hablar de la relación con sus compañeros, presenta síntomas físicos (dolores difusos, problemas digestivos, dificultad para conciliar el sueño…), «pierde» o «estropea» su material escolar, sus resultados académicos han caído en picado sin explicación alguna, se muestra irritable, angustiado, tiene cambios de humor… Por favor, no mires para otro lado.

El bullying no es cosa de críos.

Con el comienzo del curso escolar, empieza el TERROR para muchos.Pero si piensas que esto no va contigo, te equivocas. Acabar con el acoso escolar es tarea de todos.

Geplaatst door Cribeo op Dinsdag 13 september 2016

La gran mentira: Mi hij@ va a dejar de entrenar porque necesita centrarse en los estudios.

ver tocar

En esta época son muchos los papás que están haciendo verdaderos esfuerzos por hacer encajar todas las actividades extraescolares de sus hijos en la planificación de la rutina familiar.

No podemos sino compartir este interesantísimo artículo de Rafa Martínez Gallego, Ingeniero Técnico, Doctor en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y Director Deportivo en el Club de Tenis El Puig, quien nos recuerda que el deporte y el rendimiento intelectual no sólo no son incompatibles, sino todo lo contrario, y echa por tierra una afirmación que muchos padres emplean tarde o temprano a lo largo de la vida académica de sus niñ@s: «Tiene que dejar de entrenar, porque el deporte le roba tiempo a los estudios».

¿Quieres facilitar el desarrollo cognitivo de tu hijo? Dale ejercicio físico y música. Pero de esto último hablaremos en otra ocasión…

https://www.youtube.com/watch?v=v6k3CHZibLU

Guía rápida para comprender a los introvertidos

Una buena amiga me ha dado a conocer el blog de Johan Cladheart, donde he encontrado esta reflexión con la que, no sólo me siento profundamente identificada, sino que además considero que muchos pueden sentirse aliviados y otros muchos aprender a entender un poco mejor cómo funcionamos las personas introvertidas.

No se trata de una rareza, ni de una «falta» de habilidades sociales o de estrategias de afrontamiento. Como tan claramente se explica en el texto y en los videos que lo acompañan, se trata de diferencias a nivel de activación del sistema nervioso: nuestro cerebro procesa la información de manera distinta.

Se trata, simplemente de una manera diferente de funcionar. Ni mejor ni peor. Sólo diferente.

(Nota: Si tienes curiosidad por el tema y quieres saber qué es la ambiversión, échale un vistazo al hilo de comentarios)